Conozca las 7 leyes espirituales del buen ‘marketero’ de contenidos

“El genio es 1% de inspiración y 99% de transpiración”. Esta aparentemente manida máxima del prolífico inventor gringo Thomas Alva Edison resume el derrotero a seguir a la hora de generar mensajes creativos y relevantes dentro de la tendencia dominante que los gurús del mercadeo denominan ahora pomposamente como “marketing de contenidos”.

  1. No se complique, mijo. Para comenzar, la originalidad no reside en el ‘confunde y reinarás’ que enunciaba el comediante Andrés López. Es decir, no crea que lanzándose con un lenguaje muy técnico y medio enrevesado va a tramar a su pretendido cliente imaginario.
  2. ¿A quién le habla? Es decir, visualice con claridad a ese consumidor o cliente final al que usted quiere llegarle para cautivarlo. Sepa qué lo mueve, qué le importa y evolucione con él al mismo ritmo que lo hacen las novedades digitales y tecnológicas.
  3. Enfóquese primero en la estrategia de contenidos. Esa es su hoja de ruta. Esto equivale a trazar un calendario editorial con un cronograma preciso en donde usted define exactamente qué temas verdaderamente relevantes va a trabajar. Como bien lo dice Rodrigohm.com Digital Marketing en su blog: “Desafortunadamente, muchas empresas toman todavía el marketing de contenidos como una tarea de publicar constantemente lo que sea, en lugar de hacerlo como parte de una estrategia previamente definida”.
  4. Preocúpese por ese cliente que tiene en su mente. Déle algo que valga la pena. No pierda de vista que usted le está escribiendo a personas de carne y hueso. No se engolosine con las curvas de Google Analytics, ni naufrague dejándose llevar solo por la tiranía de las ‘keywords’.

Hábleles de corazón, no descuide la emoción, y menos la presencia de su marca en ese contenido que cambiará sus vidas y les dará conversación para propalar ese anhelado voz a voz como un auténtico reguero de pólvora, incluso haciéndolos sentir más inteligentes que ayer.

  1. No meta todos los huevos en una misma canasta. No se case con un solo tipo de formato. Recurra a artículos y blogs, pero también a videos, infografías, e-books, boletines de correo electrónico, guías, podcasts y tutoriales, etc. y de esta manera podrá abarcar un espectro más amplio de consumidores, ya que unos son más visuales, otros auditivos o más de leer textos, en fin…
  2. Acostúmbrese a medir el impacto de sus campañas. Sólo así usted podrá afinar progresivamente su estrategia de contenidos, considerando aquí cuáles fueron los contenidos más taquilleros, cuál fue el Retorno de su Inversión (ROI) y qué canales puede explorar a profundidad, entre otros factores. Así, su próxima campaña tendrá como punto de partida los resultados arrojados en cuanto a número de clicks, descargas de contenidos, nuevas suscripciones, tasas de apertura, shares en redes sociales y número de prospectos generados.
  3. Haga que su contenido se vea bien en cualquier dispositivo. Y esto equivale a que no solamente sea responsive para que se adapte a cualquier smartphone, tablet o PC, sino a que sus contenidos luzcan atractivos, es decir, evitando los párrafos largos o imágenes o videos muy cargados de elementos, para no arruinar el ‘engagement’ que usted desea generar hacia su marca.

Ahora bien, si dentro de su estrategia está contemplando el canal de voz, y particularmente como medio complementario dentro de su estrategia digital y de social media (Facebook, Twitter, Instagram, etc.) tenga en cuenta que su gran aliado para generar un impacto masivo, a gran escala y altamente efectivo es la exitosa herramienta automatizada Wooloop, de Centuritech, que ha demostrado con creces su gran alcance no solo en Colombia, sino en varios países de América Latina. De esta manera, podrá garantizar resultados prometedores en esos indicadores que proyectó originalmente en su estrategia de contenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *